libros

libros propios


 

 

 

en colaboración


 

algunas traducciones y ediciones (muestra)

 

la crítica ha dicho

“Lo mejor del libro es su desenvoltura, su capacidad para transgredir el ámbito personal y hacer con él literatura, y una cuidadosa (o quizás involuntaria) sucesión de leiv motivs (…). García Ureta ha firmado un libro audaz y estimulante, uno de esos libros que, como todos los buenos diarios, debe leerse con un lápiz en la mano, para atrapar esas frases que de forma repetida encandilan al lector.”  Pedro Ugarte, El País, 13/01/2003

” Iñigo García Ureta, escritor y editor, conocedor en profundidad y extensión de la cosa, ha escrito uno de los libros más divertidos y veraces que sobre el mitificado, oscuro, sombrío, maledicente mundo de los rechazos de manuscritos literarios se ha editado en nuestro país (…) la diversión, la ironía, el rigor se mezclan en una suerte de feliz tratado, una consecuencia que sólo acontece en aquellos que poseen gracia, inteligencia y humor a partes iguales.” Juan Ángel Juristo

“… La poesía de García Ureta es profundamente irónica. Juega con el clasicismo del soneto, con la palabra rimada, pero también con el gusto del tono que rompe con la frase -y fase- establecida. A veces recuerda a Blas de Otero…”  Jon Kortázar, El País, 7/12/2000

“Ayer empecé a leer tu manuscrito, y la verdad es que no pude dejarlo y lo leí de un tirón, lo cual, para mí, es el mejor elogio. Es muy interesante, dice cosas que nadie dice, está estupendamente escrito, es ágil, te enteras de cosas que no sabías aplicadas a ideas que uno tenía vagando por la mente sin formular, tiene un planteamiento osado y dice cosas importantes de manera clara, clarísima, y contundente. Te felicito. Ojalá el libro tenga suerte. Lo merece (el libro y tú).” Ana María Moix

“…estas Bombas de Iñigo García Ureta conforman una suerte de misa en sí mismas; aunque pagana, saludable y justificada, misa al fin y al cabo. La de celebrar en un auto de fe el poder redentor de la literatura contra el olvido, el desamor, el tiempo, la pena y otras enfermedades venéreas por el estilo.”     Matías Néspolo, Lateral, noviembre de 2004

“En este libro asistimos al noble espectáculo de ver cómo su autor se convierte en un ente de ficción, en un hombre dibujado por él mismo (que es su propio dibujante): “Al fin y al cabo, no hay que olvidarse de que todo reside en salirse de uno mismo”. Para ser sincero, yo creo que ya sólo le falta citar a Cioran, decir lo contrario de lo que acaba de expresar y así completar su faena de encubrimiento de diarista ficcional y musical: ‘El gran secreto de todo: sentirse el centro del mundo. Eso es exactamente lo que hacen todos los individuos’. Iñigo García Ureta ha encontrado en el diario ficticio la fórmula ideal para hablar de su mundo y de la música que escucha de noche y ser siempre otro. Afectado y con afecto, le felicito. Porque sólo el otro puede haber escrito: ‘Hoy no deseo ser yo mismo, he decidido convertirme en otro’.”   Enrique Vila-Matas